Saltar al contenido

20 Ventajas y desventajas de viajar solo

Se dice que viajar solo es una de las cosas que debemos hacer una vez en la vida, y déjame decirte que es de mis experiencias favoritas cuando estoy soltero.

ventajas y desventajas de viajar solo

Al principio era escéptico ya que desde que somos niños nos acostumbran a andar en grupo y también es cierto que viajar solo tiene sus pros y contras pero con la práctica se vuelve una actividad divertida, emocionante y gratificante.

Sin embargo, ¿qué tanto vale para ti mi humilde opinión? A continuación te muestro 20 aspectos positivos y negativos para que decidas por tu cuenta si viajar solo es bueno o malo.

Resumen

Beneficios de viajar solo

Comencemos por conoces las lecciones positivas que nos llevamos cuando viajamos solo.

1. Rompes los mitos sobre viajar solo

De seguro haz escuchado falsos mitos como que no te diviertes igual cuando no tienes quien te acompañe, es peligroso o que solo vas a querer estar dentro de tu hotel todo el tiempo.

Los mitos alrededor de viajar solo carecen de fundamento y lo único que hacen es alimentar el miedo a lo desconocido.

beneficios de viajar solo

Otro mito bastante conocido es que solamente los jóvenes se atreven a viajar solos, la verdad es que en mis viajes he conocido desde jóvenes mochileros hasta personas de más de 60 años que viajan por su cuenta.

Como descubrirás en esta guía, viajar sin compañía te traerá muchas alegrías, emociones y lecciones.

2. Eres el dueño de tu tiempo

Ir por tu cuenta te permitirá adecuar tu itinerario de viaje a tu ritmo, sin nadie que te diga qué hacer, cuándo hacerlo, a dónde ir, qué comer, a qué hora dormir, etc.

Si te da la gana puedes quedarte durmiendo hasta el mediodía luego de haber tenido una noche de fiesta o puedes levantarte a primera hora para aprovechar tu día, eso dependerá únicamente de ti.

Lo mismo ocurre si quieres quedarte más o menos días en determinado lugar, no tendrás a nadie a tu lado que te de la contra.

3. Viajas en el asiento que quieres

¿Te gusta viajar en ventana o pasillo? Puedes elegir el mejor asiento de avión, tren o autobús sin tener que competir por quien se queda con su asiento favorito.

Así podrás disfrutar de los pequeños placeres de la vida como ver el paisaje mientras viajas y mantener las piernas estiradas durante los viajes largos.

4. Aprendes a valerte por ti mismo

Estás a cientos y quizás miles de kilómetros de tus familiares y amigos, no tienes quien te ayuda ante alguna eventualidad.

Bajo esas circunstancias llegamos a un punto de inflexión en el que debemos elegir entre dejarnos arrastrar por los problemas o aprender a encargarnos de nosotros mismos.

Esto implica cosas como:

  • Encargarse de la planeación del viaje, las reservas de hoteles y pasajes de avión.
  • Saber cómo administrar tu dinero y dónde esconderlo cuando viajas.
  • Dar soluciones a problemas como perderse en una nueva ciudad, no hablar el idioma local o enfermarse.

Recuerda, eres tú contra el mundo.

5. Conoces más de ti mismo (lo bueno y lo malo)

Al estar solo, alejado de todas las personas que conoces, es el momento en el que más aprendes sobre tus virtudes, fortalezas y debilidades.

Por ejemplo, viéndolo por el lado positivo es posible que tengas buenas habilidades de orientación, buena memoria o facilidad para aprender nuevos idiomas.

O quizás te des cuenta que prefieres viajar con alguien se encargue de la planificación o que te motive a levantarte temprano para asistir a los tours y excursiones.

Son cosas que no sabrás hasta que superes el miedo a viajar solo y te atrevas a hacerlo.

6. Te vuelves más propenso a conocer nuevas personas

Salir de tu hogar para emprender un viaje solo no significa que vas a estar absolutamente solo y aislado de la sociedad, a menos que quieras vivir como ermitaño.

Por lo general desarrollamos una necesidad por mejorar nuestras habilidades sociales cuando no tenemos quien nos acompañe.

En lo personal, esto me ha servido para hacer nuevas amistades en los paseos, excursiones y hostales.

Claro está que no tienes que sentirte obligado a hacerlo pero le añadirá unas cuantas sonrisas a tu viaje.

7. Te haces más receptivo a nuevas culturas

No solo respetas la cultura loca, como harías en cualquier otra situación, sino que adquieres un interés mayor por aprender sobre las costumbres, gastronomía e historia del lugar donde te encuentras.

Quizás sea un forma de llenar el vacío de ir sin acompañantes o tu espíritu aventurero que está despertando.

De lo que podemos estar seguro es que mirarás esas ciudad con otros ojos en comparación a su viajaras en pareja o en grupo.

8. La soledad se convierte en tu compañera de viaje

Nuestra felicidad no tiene por qué estar condicionada a otras personas, somos nosotros mismos quienes debemos aprender a ser felices por nosotros mismos antes de comprender la felicidad que producen las relaciones internacionales.

Conforme la cantidad de días que viajas solo van aumentando te das cuenta de que tú mismo puedes lograr tu felicidad.

Es ahí cuando la soledad se convierte en tu compañera de viaje, una vez que te eso ocurre sentirás un empoderamiento que no has sentido hasta ese momento.

9. Puedes enamorarte

Independientemente de si eres hombre o una mujer viajando sola, no estás libre de enamorarte en un país lejano.

Puede que ocurra durante una excursión, en el bar, en el hostel, etc. Sin embargo, es una posibilidad que puede ocurrir cuando viajamos estando solteros.

Depende de ti si se convierte en un amor platónico, una relación duradera o un amor de camarote.

10. Descubres que viajar solo tiene su encanto

La emoción de explorar nuevos destinos por tu cuenta, las experiencias que adquieres, las personas que conoces, hasta la comida que pruebas se suman a tu percepción de viajar solo.

Sin embargo, no sentiríamos lo mismo si viajáramos de otra manera, lo que hace de viajar solo una experiencia única y enriquecedora.

Incluso si después decides que ese tipo de viajes no es para ti, tendrás una historia que contar a tus amigos cuando regreses del viaje.

Problemas que surgen al viajar solos

Así como hay buenos motivos para viajar solo, también nos encontramos con problemas e inconvenientes cuando viajamos sin nadie que nos acompañe.

peligros de viajar sola

1. Algunas cosas son más costosas que viajar en pareja o en grupo

Para empezar el alojamiento en hoteles se vuelve más caro, esto debido a que el precio de una habitación individual no es la mitad de una habitación doble o matrimonial.

Una habitación personal suele costar entre un 60 – 70% de una habitación para dos personas. Es por eso que muchas personas que viajan solas prefieren las habitaciones compartidas de los hostels.

Hay algunas agencias de viajes hacen descuento por cantidad de personas así que dile adiós a esa forma de ahorro.

Incluso cuando se trata de comida no tienes manera de pedir un plato grande y compartir sino que tú asumes el costo completo.

2. Asumes toda la responsabilidad durante tu viaje

Eres la única persona que se encargará de preparar el viaje, solventar todos los costos, velar por cumplir el itinerario, etc.

No tendrás quien te apoye en esas labores lo que significa que necesitarás una mayor dedicación para lograr el viaje de tu vida.

Dicho de otra manera, de ti depende qué tan bueno o malo sea tu viaje.

3. Si te enfermas no tienes quien te cuide

El simple hecho de enfermarnos es suficiente para arruinar tus vacaciones, ahora imagina que estás en otro país sin nadie que vaya a la farmacia por ti, te tome la temperatura o te prepare una sopa de pollo.

Sin lugar a dudas es una situación preocupante por lo que es necesario tener conocimientos básicos para cuidar tu salud o contratar un seguro de viajes que se encargue por ti.

4. Eres más propenso a sufrir un robo o estafa durante el viaje

Para los carteristas y bribones es más fácil acercarse a una persona que viaja sola que cuando son multitud.

Requiere de algunas cuantas artimañas y técnicas de distracción para aprovecharse de un viaje descuidado.

Es por eso que se requiere de prestar mucha atención al entorno, especialmente en lugares concurridos o cerca de atracciones turísticas.

5. Tendrás problema en tomarte las mejores fotos

No es lo mismo pedirle a tus amigos o pareja que te tomen una foto que pedirle a un extraño que lo haga.

En primer lugar porque no conoces a esa tercera persona así que no sabes si se aprovechará y se llevará tu cámara.

O en el caso de realizar una excursión, la otra persona no tiene por qué esforzarse en hacer una buena toma.

Bueno, tú puedes ser quien haga la diferencia cuando un desconocido le pida tomar una foto.

6. No todas las actividades estarán a tu disposición

Empezando por las actividades románticas como las escapadas en pareja pero también es un problema cuando quieres visitar un lugar poco turístico pero no hay suficiente aforo para que la agencia realice el viaje.

Eso es algo que me pasa bastante al viajar en temporada y he tenido que aprender cómo llegar por mi cuenta.

Toma más tiempo y no hay tanto confort como si hubieras podido tomar el servicio turístico.

7. Los miedos e inseguridades están a la orden del día

Desde que comienzas a pensar en realizar un viaje solo, sin nadie que viaje contigo, comienzan a aparecen los miedos, dudas e inseguridades.

Estos permanecen contigo cuando sales de tu hogar, llegas al aeropuerto e incluso cuando estás en pleno viaje.

Según mi experiencia personal, no importa cuánto viajes, siempre queda algo de miedo pero es justo el que necesitas para ser precavido.

8. Habrán momentos tristes

Por más divertido que sea el viaje habrán momentos en los que te invadirá la soledad y melancolía de estar lejos de todos los que conoces.

Es algo que usualmente ocurre en las noches, cuando comienzas a reflexionar sobre tu estatus de viajero solitario.

Como lo mencioné anteriormente, es un hecho que permanece contigo hasta que aprendes a abrazar tu soledad.

9. Debes prestar el doble de atención en lugares públicos

Eres el único responsable de tu seguridad y la de tus pertenencias así que debes ver a tu entorno y reconocer qué lugares son peligrosos o qué personas te dan mala espina e ignorarlas.

Con esto también me refiero a saber con qué personas interactuar en un bar, por qué calles transitar de noche, buscar donde guardar tus objetos de valor en la playa, etc.

Inicialmente desconfiamos de todo y de todos pero con el tiempo y la práctica desarrollas un sentido común que te dice cuándo estar alerta y cuando puedes andar más relajada.

10. Eventualmente tu familia te extrañará

Incluso si eres la oveja viajera de la familia no estás exento de que tu familia te extrañe, especialmente durante viajes largos o si tienes pensado dar la vuelta al mundo.

No te hará daño hablar por WhatsApp con tu familia o hacer una videoconferencia de vez en cuando contándoles las aventuras de tu viaje (al menos las que se pueden contar al público).