Saltar al contenido

10 Ventajas y desventajas de viajar con niños pequeños

Ser viajero y ser padre (o madre) son dos estilos de vida que no tienen por qué estar separados. ¿O acaso planeas esperar 18 años hasta que tu bebé sea mayor de edad?

La experiencia de viajar cuando somos padres nos da una perspectiva totalmente diferente en comparación a cuando viajábamos únicamente en pareja.

ventajas y desventajas de viajar con niños

Es cierto que viajar con niños tiene sus pros y contras pero desde ya te adelanto que no serás la misma persona luego de viajar con tu propia familia.

Resumen

Beneficios de viajar con niños

Empecemos conociendo los 5 aspectos positivos de viajar con nuestros peques.

1. Compartes tu pasión por los viajes con tus hijos

Así como a ti, tu esposa, esposo o pareja les gusta viajar; tener a tus niños compañeros de viaje es una actividad que les trasmitirá tu amor por los viajes.

De esa manera los viajes familiares se vuelven una tradición que probablemente tus hijos repitan una vez que crezcan y formen sus propias familias.

Sin embargo, recordarán que todo empezó en aquel viaje en el que ustedes fueron juntos.

2. Los niños se vuelven más tolerantes a nuevas culturas

Cuando somos niños no tenemos tanto conocimiento sobre nuestro entorno, noticias o lo que pasa lejos de nosotros.

Dicho de otra manera son como una pizarra en blanco que se va llenando con la información que tienen frente a sus ojos, esto incluye la cultura y la forma de ver el mundo.

Al estar expuestos a diferentes culturas desde pequeños, los niños comprenderán con mayor facilidad que hay diferentes formas de pensar y que hay que respetar cada una de ellas en comparación a un niño que no ha salido de su ciudad natal.

3. Toda la familia se llevará gratos recuerdos del viaje

Ese viaje familiar se convertirá en recuerdos que conservarás durante años en tu memoria y quedarán inmortalizados en las fotos.

Si bien es cierto, no estamos a salvo de momentos incómodos, al estar toda la familia junta sentimos que somos capaces de lograr cualquier cosa.

4. La diversión no depende de la distancia del viaje

No hace falta ir al otro lado del mundo para que los niños se diviertan. Incluso si solo se trata de una escapada a las afueras de la ciudad, un día de campo o un viaje a la playa.

Cualquier lugar fuera del hogar es perfecto para pasar días de diversión.

Además, si viajas cerca de tu ciudad te será más barato podrás reaccionar rápidamente ante cualquier problema.

5. Mientras más pequeños sean los niños mejor se adaptan a los cambios

Los niños pequeños no juzgan, tienen gran capacidad para adaptarse y un oído desarrollado que les facilita distinguir – y aprender – idiomas.

Esto facilita que los niños pequeños se adapten a los distintos cambios de entorno mejor de lo que muchos padres creen.

Inconvenientes al viajar con niños

Al igual que una moneda, viajar con hijos tiene su lado no tan agradable como estás a punto de descubrirlo.

1. Pasar tiempo en pareja se vuelve complicado

Durante el viaje compartimos la misma habitación con nuestros hijos, lo que dificulta que podamos tener intimidad con nuestra pareja.

Además, las actividades románticas durante un viaje con niños resultan prácticamente imposibles ya que no tenemos quien se encargue de cuidarlos durante nuestra ausencia.

2. La edad de los niños puede ser un problema

Otro problema es que la edad de los niños nos juega en contra cuando se trata de planificar las actividades, por ejemplo:

  • Cuando son bebés es muy probable que lloren en los aviones, causando molestias tanto a nosotros los padres como al resto de pasajeros.
  • Los parques de diversiones tienen una estatura mínima para subir a sus juegos.
  • Mientras menos edad tienen más atención debemos prestarles para evitar que se pierdan.

3. No todos los alojamientos tienen camas supletorias

La mayoría de alojamientos de calidad cuentan con camas supletorias, es decir, una cama extra que se instalan en las habitaciones, previa coordinación con el hotel, para que podamos dormir con nuestros hijos en una habitación matrimonial.

Sin embargo, cuando buscamos alternativas de alojamiento económico no nos quedará de otra que alquilar una habitación triple o una habitación simple más una habitación matrimonial (uno de los padres se queda a dormir con el niño).

4. Podrías necesitar tramitar un permiso de salida para menores

Dependiendo de tu país de residencia puede que necesites tramitar un permiso notarial cuando viajas con tus hijos pero tu pareja se queda en casa.

Esto es independiente de que estés felizmente casado, separado o divorciado.

Así que si únicamente tú vas a llevar a tus hijos a un viaje fuera del país averigua primero los requerimientos legales.

5. El equipaje se vuelve más voluminoso

De la misma manera en la que cargas un maletín de bebé por tu ciudad, cuando viajas con tus hijos necesitarás de más ropa, juguetes y accesorios en la maleta.

Si toda tu vida has estado acostumbrado a viajar ligero es una experiencia chocante pero te acostumbras con el tiempo.